16 ochobre día de la soberanía alimentaria

Globalicemos la Lucha.
Globalicemos la Esperanza.

El movimiento internacional Vía Campesina es quien se ha inventado este término de Soberanía Alimentaria. Es decir que no han sido ni gobiernos, ni universidades, ni periodistas. Ha sido la coordinación, el debate, la confluencia del movimiento campesino quien ha tenido el feliz acierto. Un concepto, una definición, una propuesta que ya es aceptada universalmente.  Es distinta  de la «seguridad» alimentaria y la complementa a favor de la gente. A favor de la alimentación sana, a favor de la tierra, de las semillas, del clima y de la vida. Contra el hambre que produce el capitalismo.

Soberanía Alimentaria no es un concepto abstracto: Ya se está poniendo en práctica en miles de lugares. No se necesita permiso del gran capitalismo, sino todo lo contrario, confronta al agronegocio, a los acaparadores de tierras, a los envenenadores, a los usurpadores de derechos del campesinado. Desde 1996, millones de campesinas y campesinos de todo el mundo, de pueblos indígenas, de comunidades pesqueras,  de pueblos nómadas y pastores, y de trabajadoras y trabajadores del campo y sin tierra, articulados en la Vía Campesina, pusieron encima del tapete internacional el contrapunto de la Soberanía Alimentaria.

La Soberanía Alimentaria supone el derecho de los pueblos, comunidades y países a definir sus propias políticas alimentarias, que sean ecológica, social, económica y culturalmente apropiadas a sus circunstancias, reclamando la alimentación como un derecho. A la globalización de la miseria y la desigualdad, la Vía Campesina opone la internacionalización de la lucha y la esperanza. Así que, si alguien quiere mirar por encima del hombro, o disminuir la importancia de favorecer la soberanía alimentaria, tal vez se encuentre con controversias significativas, en aras de quienes quieren transformar la injusticia mundial.

Por eso es también un logro de la diplomacia campesina, que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU haya aprobado, por fin, la Declaración de Derechos del Campesinado, que ahora se debatirá en la Asamblea general. Una lástima que el gobierno español se haya abstenido. Y una aberración que EEUU se haya salido de ese Consejo de DDHH.

Las políticas neoliberales destruyen la soberanía alimentaria y priorizan el comercio internacional y no la alimentación de los pueblos. Han incrementado el hambre y la dependencia de los pueblos de las importaciones agrícolas y han reforzado la industrialización de la agricultura, poniendo en peligro el patrimonio genético, cultural y medioambiental del planeta, así como nuestra salud.

DE LA TIERRA SALE EL TRIGO
QUE VIVAN LAS SEMBRADORAS.
DE LA TIERRA SALE EL TRIGO
QUE VIVAN LOS SEMBRADORES.
QUE LO RIEGAN CON AMOR
COMO SI FUERAN LAS FLORES.
QUE LO RIEGAN CON AMOR
COMO SI FUERAN LAS FLORES.

DE LA TIERRA SALE EL TRIGO
Y DEL TRIGO SALE EL PAN
Y DEL PAN NACE EL DERECHO
EL DERECHO A COMER PAN,
Y DEL PAN NACE EL DERECHO
EL DERECHO A COMER PAN.

DEL TRIGO SALE LA HARINA
QUE VIVAN LAS MOLINERAS.
DEL TRIGO SALE LA HARINA
QUE VIVAN LOS MOLINEROS.
QUE VIVA MI TIERRA LINDA
QUE YO POR ELLA ME MUERO.
QUE VIVA MI TIERRA LINDA
QUE YO POR ELLA ME MUERO.

Las políticas neoliberales han empujado a centenas de millones de campesinas y campesinos a abandonar sus prácticas agrícolas tradicionales, al éxodo rural o a la emigración.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), han aplicado estas políticas dictadas por los intereses de las empresas transnacionales y de las grandes potencias. Son los instrumentos de las Corporaciones contra la gente, contra el campesinado, contra las soberanías.

La Soberanía Alimentaria comprende movimientos que trabajan por la agroecología y las semillas campesinas, por la justicia climática y medioambiental, por los derechos de las personas campesinas, por la reforma agraria y por la dignidad y los derechos de las personas migrantes y de las trabajadoras y los trabajadores asalariadas y asalariados, pescadoras, ribereñas, indígenas, etc.Y se ha generado un consenso internacional creciente de que la Soberanía Alimentaria puede convertirse en una articulación real de las diversas alternativas que ofrecen los movimientos sociales que luchan en todo el mundo.

¡Que Viva la Soberanía Alimentaria, la comida sana, el derecho a la tierra, las semillas, los recursos naturales y los bienes que nos son comunes!.

Martes, 16 octubre
Concentración, 18 h
Teatro Campoamor
OVIEDO

En El Comercio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *