Contra las violencias machistas. Mani en Xixón.

20-D. a invitación de Muyeres en llucha.

..uno de los asuntos de las violencias.. las de tipo laboral…

Una leve mirada a los Derechos vulnerados de las mujeres en las textileras multimillonarias.

La estrategia del ricachón Grupo Inditex ha sido incentivar la constitución de industrias subcontratadas, talleres y cooperativas, bajo la promesa de que nunca les faltaría trabajo. Muchas mujeres trabajaban para Inditex, o alguna de sus subcontratas, en sus propias casas.

Estas cooperativas, formadas fundamentalmente por mujeres del medio rural, surgieron a iniciativa de Inditex bajo la promesa de una demanda de producción continua. Todas aquellas promesas se esfumaron con el proceso de deslocalización a países como Marruecos, Bangladesh o Turquía.

Uno de los pilares sobre los que se levantó la empresa creada por Amancio Ortega fue la subcontratación. Hoy día existen cooperativas que subsisten solo para pagar cotizaciones para la jubilación, ya que no obtienen beneficios.

Tánger, Bangladesh, India, Brasil son lugares donde se ha denunciado que Inditex explota a sus trabajadoras.
Hace 5 años el 27 de enero un incendio en una fábrica clandestina de Bangladesh provocó la muerte a siete operarios. Entre las cenizas aparecieron restos de etiquetas de marcas de Inditex (Bershka y Lefties). Tres meses más tarde, el 24 de abril, otro incendio en Dacca, acabó con la vida de 1.050 trabajadores en otra fábrica en la que producían marcas europeas como Primark, Benetton y El Corte Inglés.

Estas muertes, junto a las denuncias de gobiernos como los de Brasil y Argentina contra el imperio de Amancio Ortega, han hecho que se alcen voces que cuestionan el modelo de negocio de una empresa que, ya en los 90, apostó por deslocalizar su producción en el Magreb y en países asiáticos.

Setem publicó su informe La moda española en Tánger: trabajo y supervivencia de las obreras de la confección, donde denunciaba que las trabajadoras de talleres que producían para Inditex acumulaban hasta 65 horas a la semana ante una máquina de coser. Algunas no cobraban ni siquiera el salario mínimo marroquí: 178 euros mensuales.
El poder de Amancio Ortega se ve reflejado en los medios de comunicación a los que Inditex deja mucho dinero en publicidad. Un ejemplo revelador: periodistas de France 2 interrogaron en una rueda de prensa al director de la compañía, Pablo Isla, sobre las acusaciones de explotación infantil. Las preguntas indignaron al presidente. Al día siguiente el titular más repetido por la prensa española fue: “La televisión pública francesa intenta boicotear los resultados de Inditex”.

5 años después del derrumbe del Rana Plaza con resultado de muerte para 1050 trabajadoras la Campaña Go-Transparent suspende a las tres compañías españolas estudiadas: Inditex, Mango y Desigual. Ninguna de ellas cumple uno solo parámetro de los incluidos por las ONG y sindicatos integrados en la coalición creada en 2016 para exigir nitidez a la industria de la moda.

“Yo hice esta prenda que va a comprar, pero no me pagaron por ella”, es un tipo de etiqueta, que a modo de protesta han colocado trabajadoras de subcontratas de Inditex en Turquía, donde también hay acusaciones de favorecerse de las personas refugiadas.

Trabajo esclavo en Brasil, Talleres de miseria en Bangladesh, Abusos contra empleadas en Marruecos, utilización de refugiados irregulares sirios en Turquía. Todo vale por la pasta. Ecologistas en Acción y Movemos Europa denuncian que, además de cometer abusos sociales, la actividad de Inditex y otras grandes compañías del sector textil tienen un fuerte impacto medioambiental con el uso de la viscosa, un compuesto clave para la fabricación de fibras textiles artificiales, y se produce mediante reacciones químicas altamente contaminantes que generan ácidos y otros residuos con un alto impacto en la naturaleza.

¿Consumo responsable? Derechos laborales, sociales y ambientales exigimos frente a este multimillonario al que algunos partidos le lamen las botas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *