opina Vicente que… Todas las rebajas son tramposas.

Mientras todo sea así, nada será otra cosa..

Todas las rebajas son tramposas.

Se han vertido toda clase de argumentos para poner en cuestión el Sistema Público de Pensiones, lo paradójico es que la Administración del Estado, obviando el art. 50 de la Constitución,”los poderes garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas,la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”, vaya de la mano de la Banca en la defensa y potenciación de los planes de pensiones privados, en lugar de trabajar en hallar soluciones que garanticen y mejoren las pensiones públicas, como obliga la Carta Magna.

“Hay 2,2 españoles empleados por cada jubilado , lo idóneo sería 2,4 por cada 3. En el 2050 se necesitarán 35 millones de españoles para mantener las pensiones, y según todos los

cálculos de expertos, como mucho se llegará a los 19 millones de asalariados”. Estos datos han sido aireados por la Administración y la Banca, alargando la gravedad del futuro de las pensiones públicas por el decrecimiento de la población. Para paliar la negra perspectiva de las pensiones, la Banca ha señalado el buen camino: “Cada persona tiene que saber cuántos euros tendría que capitalizar para tener una pensión adecuada a sus expectativas”, por ello, “El Estado debería colaborar dando detallada información para que el ciudadano pueda tomar la mejor decisión para capitalizar sus ahorros”

En un primer paso, las entidades financieras abogan por un sistema mixto, es decir, unir reparto (pensiones públicas) y capitalización (lo que cada persona contribuyente cotiza por sí mismo). En el segundo paso ya se iría a por todo: liquidación del Sistema Público de Pensiones y gestión por parte del capital privado de la totalidad de las pensiones, cuya cuantía a percibir por cada persona, solamente cuando le llegase la edad de jubilación, sería la aportada por sí mismo a lo largo de los años de capitalización, descontando los obligados gastos de gestión bancaria.

Las indicaciones de la Banca no han caído en saco roto en la Administración del Estado, que entre seguir mareando la perdiz con el Pacto del Toledo y las “soluciones bancarias”, la elección por la que se incline, una vez cubierto su rostro con maquillaje embaucador, está bastante clara: La Banca gana.

El antiguo proceso de deshumanización esclavista, “Trabaja hasta que no respires”, que de forma solapada está detrás de la flexibilidad de la edad de jubilación, cercenará toda señal de progreso y de bienestar de los ciudadanos. Y mientras la maquinaria de las sanguijuelas privadas no cesa en su tarea depredadora, hay multitud que corre y se golpea por ser de los primeros en las rebajas.

A tener muy en cuenta. El militar-dictador-asesino-Pinochet, privatizó por los años 70 la Seguridad Social de su país. Según relata el investigador Gonzalo Durán de la Fundación El Sol, “hoy los pensionistas chilenos reciben una pensión final por abajo del salario mínimo, mientras que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) aumentaron sus ganancias a un 73% en el 2015, mientras que al cierre del 2016,recaudaron más del doble de lo que pagaron, es decir, de cada cuatro pesos recaudados en cotizaciones obligatorias, el sistema de las AFP se apropiaba cerca de tres, para no devolverlo jamás”

A tener muy en cuenta. “La rentabilidad pasada no garantiza la rentabilidad futura. Ni tan siquiera que haya rentabilidad”. Han sido ya demasiados partícipes que se han quedado a dos velas.

A tener muy en cuenta. Solo un Sistema Público de Pensiones puede ser solidario y llegar a todos los ciudadanos

A tener muy en cuenta. La Banca con la llegada de las fiestas navideñas, incrementará sus campañas engañosas para recuperar los planes de pensiones perdidos y hacer nuevos planes, con falsas promesas como la de aumentar la rentabilidad anual. Sea cual fuere el regalo, No es No.

A tener muy en cuenta, lo que dice la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones:

“GOBIERNE QUIEN GOBIERNE, LAS PENSIONES SE DEFIENDEN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *