un encuentro en La Calzada, para defender derechos elementales en Colombia

Encuentro Fortaleciendo Fraternidades.

Asturias fue anfitriona del Encuentro Estatal por la justicia social, los DDHH y la paz en Colombia.

http://pachakuti.org/spip.php?article955

Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

(*) Declaración de La Calzada. (borrador pendiente de aprobaciones territoriales)

Encuentro estatal por la justicia social, la paz y los DDHH en Colombia.

Desde Xixón declaramos que Colombia quiere y merece conquistar la paz con justicia social y que seguiremos acompañando esos anhelos por encima del cerco mediático que oculta la realidad de los derechos humanos en Colombia y de los sabotajes desde EEUU y de las élites colombianas contra los Acuerdos de Paz firmados con las FARC, mismos sectores que por estos días condicionan de manera unilateral la continuidad de la Mesa de Diálogo con el ELN , para mantener un conflicto interno a la medida de los planes imperiales de guerra desde Colombia contra Venezuela.

Hemos venido desde diversos territorios del estado español hasta Asturies para continuar los esfuerzos de los anteriores encuentros en febrero en Extremadura y en junio en Madrid, con el propósito de coordinar voluntades y esfuerzos que ayuden a la superación del conflicto armado interno de Colombia y a la búsqueda de garantías para el derecho a la vida, violado a diario por el horror de los asesinatos sistemáticos e impunes contra la dirigencia social, mientras se habla hipócritamente de postconflicto con las FARC.

Coincidimos en exigir del gobierno colombiano que supere el esquema de paz gratis basada en desarme-desmovilización-reinserción, y el cumplimiento de los Acuerdos suscritos con las FARC, de manera especial los que apuntan a resolver problemas estructurales que generan conflicto como la inequitativa concentración de la propiedad de las tierras . Rechazamos los montajes judiciales de la Fiscalía colombiana cumpliendo consignas del gobierno estadounidense para extraditar a dirigentes del partido político fuerzas alternativas revolucionarias del común, como Jesús Santrichs desconociendo la Jurisdicción Especial para la Paz.

Nos pronunciamos por la continuidad de la Mesa de Diálogos con el ELN en la Habana retomando la agenda pactada el 30 de marzo de 2016 en Caracas, y llamamos a las partes a acordar un segundo cese bilateral del fuego y de las hostilidades, similar al que terminó en enero de este año. Pedimos la apertura de una mesa de diálogo con el EPL.

Rechazamos la continuidad de la guerra química contra medio millón de personas que sobreviven de los cultivos de uso ilícito, sin que el gobierno impulse alternativas de producción agropecuaria para sustituirlos.

Nos preocupa el cierre de los espacios de Consulta Popular a la ciudadanía ante los proyectos minero-energéticos de las corporaciones transnacionales, que amenazan con acelerar la destrucción ambiental y el tejido social en los territorios, dejando como único camino para las víctimas del extractivismo la movilización con las posibilidades ciertas de ser apresadas o asesinadas por la fuerza pública y los paramilitares.

Nos congratulamos de la fuerza mostrada por las comunidades indígenas, por las negritudes, por el sector campesino organizado, por la marea estudiantil en defensa de la educación pública, y por otros sectores emergentes, que vuelven a mostrar la enorme fortaleza social que en Colombia pervive pese a la avaricia de las élites violentas. El mundo está en deuda con esas organizaciones territoriales que han puesto su vida al servicio de la defensa de la Madre Tierra, contribuyendo a preservarla.

La eliminación de la consulta popular para beneficiar a las transnacionales, la reparamilitarización de los territorios, el exterminio de opositores sociales y políticos, y el presupuesto nacional centrado en la continuidad de la guerra, de manera previsible harán subir el conflicto social en defensa de los territorios, de la vida, y de los derechos fundamentales, convocatorias que merecen ser acompañadas desde acá.

Ante tal panorama renovamos nuestras voluntades para continuar trabajando por la paz en Colombia, y nos convocamos a:

Fortalecer alianzas y fraternidades construidas en torno a la solidaridad y el internacionalismo por Colombia.

Hacer una mayor y mejor articulación de los esfuerzos solidarios en todo el territorio español, en aras de mejores cotas de incidencia social y política por la paz, los ddhh y la justicia social en Colombia.

Impulsar propuestas de paz y ddhh por Colombia, mociones, pronunciamientos, declaraciones en los ayuntamientos, para difundir en medios y para comprometer en el seguimiento mediante acciones públicas con participación de personas acogidas a programas de protección.

Exigir al gobierno español la implicación activa y máxima en la procura de acompañamiento a la paz en Colombia y a la prioridad de la defensa de los ddhh por encima de intereses comerciales.

Saludar al XV Foro Nacional por los DDHH a realizarse en noviembre en Bogotá.

Encomendar a las organizaciones madrileñas la preparación del siguiente encuentro estatal en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *