Paremos el fascismo

Los lunes al SOL… y este lunes, propuesta de echarle una miradina a eso del fascismu..

El fascismu básase nel cultu a la tradición (¿qué tanto diben venir a Cuadonga?) y nel refugu a la modernidá, que los lleva al irracionalismo de ver la Ilustración, y l’era de la razón, como’l principiu de la depravación moderna.

Pa los fascistes, la cultura ye sospechosa porque s’identifica con actitúes crítiques, que refuguen, yá que, pa ellos, pensar ye una forma de capadura y el desalcuerdu una forma de traición. Asina que se dediquen a l’acción pola acción y a exercer l’autoritarismu.


El fascismu rinde cultu a la muerte y ta en guerra permanente; por eso ye antipacifista. El so mieu a la diferencia fai que’l primer llamamientu d’un movimientu fascista sía contra los “intrusos” y los “enemigos”. D’ende’l so racismu, el so nacionalismu y la so xenofobia -con presencia d’elitismos aristocráticos y militaristes- y el so despreciu polos débiles.

Otra apelación del fascismu dirigese a les clases medies atayaes, por aciu un llinguaxe popular y simple, construyíu sobro etiquetes, que se sostien nel ensame acrítica que prefier la conseña percima de la discrepancia.


Esiste un antídotu al fascismu: los Derechos Humanos que falen d’identidá humana y de reconocese mutuamente como miembros d’una gran familia na que’l respetu y la solidaridá conformen que nenguna persona sufra insultos nin vexames físicos, psicolóxiques, económiques o morales.

Xuntes y xuntos tenemos la obligación de parar al fascismu, ganando pacífica y viviegamente a quien proclamen la so ideoloxía d’odiu, violencia y xenofobia.


CONTRA EL FASCISMO .

Güeligaites de Asturies, les yayaflautes asturianes, nos sumamos al rechazo de la emergencia fascista.

Como personas veteranas aportamos humildemente la experiencia de la historia de represión que padecieron nuestras generaciones y, también, la de resistencia y rebeldía ante el franquismo y el fascismo.

El franquismo y el fascismo siguen vigentes y sus tentáculos son amenazantes. En un país fascista, como era el país en el que nosotros y nosotras hemos vivido, la individualidad, la conciencia personal, no contaba, y la concepción fascista del Estado franquista lo abarcaba todo, ya que fuera de él no existían valores humanos y espirituales.

No podemos mirar para otro lado cuando el neoliberalismo se ha convertido en la nueva razón del mundo, el mismo neoliberalismo que es el germen de las nuevas formas de control social, de fascismo, de autoritarismo y de totalitarismo.

Por eso felicitamos a los jóvenes, que se han comportado como vanguardia democrática y que han exhibido la “Asturies de Mios Amores”, festiva, cultural y optimista -pese a las precariedades impuestas por los sistemas derechistas- frente a la ideología del odio que destilan quienes han vuelto a reclamar reconquistas racistas, xenófobas y misóginas.

La ideología fascista siempre estuvo ahí, al acecho, esperando el mínimo descuido para apoderarse del gobierno, de la sociedad y del país. Umberto Eco, en su libro “El fascismo eterno”, resume bien las características de ese fascismo, atraído por el juego de la guerra y el heroísmo, que proyecta su voluntad de poder en las cuestiones sexuales verdadero origen del fascismo-, con su desdén hacia las mujeres y su condena de las costumbres sexuales “no conformistas”.


El fascismo se fundamenta en el culto a la tradición (¿cómo no iban a venir a Covadonga?) y en el rechazo a la modernidad, que les lleva al irracionalismo de ver la Ilustración y la era de la razón, como el principio de la depravación moderna. Para los fascistas, la cultura es sospechosa porque se identifica con actitudes críticas, que rechazan, ya que, para ellos, pensar es una forma de castración y el desacuerdo una forma de traición. Así que se dedican a la acción por la acción y a ejercer el autoritarismo.

El fascismo rinde culto a la muerte y está en guerra permanente; por eso es antipacifista. Su miedo a la diferencia hace que el primer llamamiento de un movimiento fascista sea contra los “intrusos” y los “enemigos”. De ahí su racismo, su nacionalismo y su xenofobia -con presencia de elitismos aristocráticos y militaristas- y su desprecio por los débiles. Otra apelación del fascismo se dirige a las clases medias frustradas, mediante un lenguaje popular y simple, construido sobre etiquetas, que se sostiene en la muchedumbre acrítica que prefiere la consigna por encima de la discrepancia.

Existe un antídoto al fascismo: los Derechos Humanos que hablan de identidad humana y de reconocerse mutuamente como miembros de una gran familia, respetuosa y solidaria, en la que ninguna persona sufra insultos ni vejaciones físicas, psicológicas, económicas o morales.


Juntas y juntos tenemos la obligación de parar al fascismo, derrotando pacífica y activamente a quienes proclaman su ideología de odio, violencia y xenofobia.

Güeligaites d’Asturies, les yayaflautes d’Asturies, sumémonos al refugu de la emerxencia fascista.

Como persones veteranes, apurrimos humildemente la esperiencia de la hestoria de represión que carecieron les nueses xeneraciones y, tamién, la de resistencia y rebeldía énte’l franquismu y el fascismu. El franquismu y el fascismu siguen vixentes y los sos tentáculos son amenazantes. Nun país fascista, como yera’l país nel que nós vivimos, la individualidá, la conciencia personal, nun cuntaba, y la concepción fascista del Estáu franquista abarcábalo tou yá que fora d’él nun esistíen valores humanos y espirituales.

Nun podemos mirar pa otru llau cuando’l neolliberalismu convirtióse na nueva razón del mundu, el mesmu neolliberalismu que ye’l xerme de les nueves formes de control social, de fascismu, d’autoritarismu y de totalitarismu.

Por eso felicitamos a los mozos, que se portaron como vanguardia democrática y qu’esibieron la “Asturies de Mios Amores”, festiva, cultural y optimista -magar les precariedaes impuestes polos sistemes derechiegos- frente a la ideoloxía del odiu que destilan quien volvieron reclamar reconquistes racistes, xenófobes y misóxines.

La ideoloxía fascista siempres tuvo ende, a la chisba, esperando’l mínimu descuidu p’apoderase del gobiernu, de la sociedá y del país. Umberto Eco, nel so llibru “El fascismu eternu”, resume bien les característiques d’esi fascismu, atraíu pol xuegu de la guerra y l’heroísmu, que proxecta la so voluntá de poder nes cuestiones sexuales -verdaderu orixe del fascismu-, col so desdeñu escontra les muyeres y la so condena de les costumes sexuales “non conformistes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *