30 de enero. Día de la no violencia y la paz. Recordando a Gandhi.

30 de enero. Día de la no violencia y la paz.

27 de enero 75 años del Horror nazi.

En este día se celebra y visibiliza lo que el profesorado y las comunidades educativas trabajan a lo largo de todo el año promoviendo la resolución pacífica de los conflictos: desde los internacionales hasta el que se da cotidianamente en cada momento de la vida.


Pero promover en nuestros centros educativos la educación para la paz, como aparece en los proyectos educativos de centro, o desarrollar planes de mediación y programas de convivencia y resolución pacífica de conflictos, se contrapone y contradice con que algunas administraciones promocionen la militarización de los espacios educativos en colaboración con el Ministerio de Defensa.

Desde concursos literarios escolares militares, hasta exhibición y aproximación a instrumentos de matar, pasando por visitas a cuarteles e instigación directa o indirecta al reclutamiento, contradicen abiertamente la cultura de paz que debe preponderar en los centros educativos.
Ya que los jóvenes huyen de las armas, la mili y la guerra, algunos responsables de la educación pública han pensado que es necesario, en una época de recortes económicos en los presupuestos educativos y de despidos de personal docente, destinar recursos a la formación militar al profesorado para que éste a su vez la imparta en sus clases.


La coordinadora asturiana de ONGd ha alertado sobre la incitación a que estudiantes vean, toquen y jueguen con armamento de guerra, o a que se realicen festivales militares, como el aéreo de Xixón, http://gueligaites.org/?p=977 como propaganda de los ejércitos y las fuerzas militares, que desprende una imagen idílica, lúdica, de la vida militar y edulcora el papel de las Fuerzas Armadas en los conflictos bélicos, en los que el 80% de las víctimas de las guerras se registran entre la población civil, porque suponen una negativa pedagogía contra la paz.


Es la escuela al revés, que diría Eduardo Galeano. Donde los militares imparten clases y los estudiantes y el profesorado es criminalizado, sancionado y multado por defender la escuela pública, reivindicar derechos sociales y un mundo en paz y con justicia.

En este Día Escolar de la No Violencia y la Paz, que se practica el 30 de enero de cada año, en el aniversario de la muerte del Mahatma Gandhi, deberíamos proponer actos en el sentido indicado por el exdirector general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza: “seamos conscientes de que estamos a tiempo de cambiar una cultura de imposición, del miedo, culturas basadas en la especulación económica, de deslocalización de la producción de la guerra, en una cultura del diálogo, de la reconciliación de la sociedad, en una cultura de la paz”.


E impedir cualquier tipo de “militarización ideológica” que pudiera contribuir desde la escuela a la normalización de lo militar, del conflicto, de la conquista y de la violencia como parte de las relaciones en el planeta.

La ideología neoliberal sigue propalando que para construir la paz hay que armar la guerra. Es la reactualización de la doctrina romana Si vis pacem, para bellum: “Si quieres la paz, prepara la guerra”.

Tal barbaridad se comprueba en las declaraciones y actuaciones de uno de sus voceros más conocido, Donald Trump, que anunció el incremento más importante en el gasto de guerra de EEUU, y que declara cada poco su intención de hacerlas, sea en Afganistán, el Iraq, en Yemen, en Corea , en Venezuela, en Bolivia , en Irán o en Palestina.


Si preparas la guerra, la acabarás provocando en un lugar u otro, ya que necesitas consumir todo ese material bélico generado. Y de nuevo supondrá demanda de más material, en una espiral sin fin que necesita alimentar el miedo y todo tipo de terrorismo, para poder dar salida a los stocks de la industria militar. Además para que esa industria de la muerte obtenga aún más beneficio, ya no solo se conforma con la invasión y destrucción de países y regiones enteras, sino que se le asigna la reconstrucción.

Normalizar la guerra, la invasión, la producción de armamento, promoviendo esta ideología militarizadora y belicista en el campo de la educación, es todo lo contrario a lo que se supone debe suponer el 30 de enero y todo el año educativo.


Debiéramos contribuir a desmilitarizar el imaginario colectivo de las futuras generaciones y plantear en los contenidos educativos un auténtico desadoctrinamiento de esta ideología bélico-militar.

Debiéramos no permitir olvidar que las guerras y quienes las financian son la causa principal del drama de los refugiados y refugiadas, porque “los fabricantes de armas quieren sangre y no paz”.


La señora Vandana Shiva de la India defiende el concepto “Democracia profunda”, lo contrario de los “bancos de votos” que secuestran la democracia, nos llevan a las guerras, al cambio climático, y a grandes transnacionales privadas que destruyen la tierra y las libertades elementales de la gente. Para recuperar todas las libertades necesitamos una libertad más profunda: la democracia de la tierra, en la que Vandana Shiva llama a la sociedad civil a organizarse en temas de paz, justicia y sostenibilidad.
Militarismo fuera de las escuelas.

Al conmemorar el aniversario de la muerte de Gandhi, el más destacado dirigente del Movimiento de independencia indio contra el colonialismo británico, recordamos cómo practicó la desobediencia civil no violenta. Así recordamos la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz.


El mundo que queremos .

Han de demandarse aulas libres de presencia militar. Reivindicar el valor de la educación para la paz y la no violencia. En manos de AMPAS, Claustros y consejos escolares está que los centros educativos se declaren objetores de conciencia a la propaganda militar a través de posicionamientos donde quede claro que no serán objeto de adoctrinamiento, enrolamiento de jóvenes, etc., por parte de los intereses bélicos.

Sembremos. Invitamos a los centros educativos a conocer la amplia oferta de materiales educativos sobre cultura de paz.

https://vimeo.com/298138143
https://canariasporlapaz.blogspot.com/2018/12/propuesta-los-centros-educativos-sobre.html
http://www.codopa.org/cooperacion-desarrollo-comunidades-empobrecidas/temas-destacados/materiales-para-el-profesorado_3182_15_3215_0_1_in.html
https://docs.google.com/document/d/1KN1Uhn1eQqGq4nuFi7BLdSSq6Zku_aA07iIYN4gXLYg/edit#heading=h.4c718180602c
https://elrincondeaprenderblog.wordpress.com/2016/01/25/actividades-para-el-dia-de-la-paz/
El Clima y la Paz: http://justiclima.org/spip.php?article18

27 de enero. 75 Aniversario de crímenes industriales de guerra. el Horror.

El campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau fue liberado por las tropas soviéticas el 27 de enero de 1945. Por ello se celebra este lunes 27, incluyendo una actividad institucional en el Senado. El exterminio industrial de personas, es uno de los capítulos más horrorosos de la historia de la humanidad como símbolo del genocidio perpetrado por los nazis. Militantes comunistas y socialistas, antifascistas, judíos, gitanos, homosexuales, discapacitados compartieron el mismo destino del horror nazi. http://gueligaites.org/?p=604


Entre 50mil y 80mil de ellos y ellas fueron españoles, y solamente un puñado sobrevivió para contarlo: como el polesu Vicente García Riestra, https://memoriahistorica.org.es/fallece-vicente-garcia-riestra-el-ultimo-de-buchenwald/ o la catalana Neus Catalá, http://gueligaites.org/?p=749 que fallecían el año pasado, con 94 y 103 años. Casi 200 eran de Asturias http://gueligaites.org/?p=562 28 de Xixón.

En total la industria del exterminio nazi llegó a contar con 42.500 centros de concentración ; número que incluye 30.000 campos de trabajo forzado, 1150 guetos, 980 campos de concentración, unos mil centros de detención de prisioneros de guerra, además de unos 500 burdeles con esclavas sexuales y miles de lugares donde se aplicaba la eutanasia a ancianos y se realizaban abortos forzados.

NUNCA MÁS al fascismo, Nunca Más al nazismo, fue la consigna principal de los sobrevivientes al horror nazi.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *