Descontaminémonos.

La salud de las personas NO puede estar supeditada a la productividad o a los beneficios empresariales.

La salud, ni se vende ni se negocia, se defiende. Es necesario exigir transparencia y claridad a las Administraciones, con protocolos efectivos, cuando se produzcan situaciones de mala calidad del aire, y disponer de información real de las instalaciones de medición (con una localización adecuada).


Además hay que atajar la contaminación acústica, apostar por planes de residuos que favorezcan el reciclaje y denunciar la situación en la que se encuentra la calidad de las aguas y la nefasta política de tratamiento de aguas residuales. Y hay que establecer la prioridad del uso de transporte público, impulsando las mejoras del ferrocarril y adoptando medidas que supongan el progresivo abandono del actual modelo vinculado al transporte por carretera de mercancías o al uso del coche particular en desplazamientos cortos.

Con motivo de la Cumbre del Clima de la ONU-COP25, celebrada recientemente en Madrid, la Vía Campesina ha declarado que “la historia nos ha enseñado que las soluciones vienen del pueblo» y que es necesario subordinar el dinero, las finanzas y la banca, a la satisfacción de las necesidades sociales y medioambientales. Al igual que es necesario el control plural y democrático de la sociedad sobre las decisiones a adoptar.

«Con derechos y en democracia, seguiremos haciendo justicia social y medioambiental por un mundo sostenible». Y tenemos que hacerlo de forma solidaria, desde el ámbito local al continental y al planetario, para que el mundo cambie realmente de base.

La Plataforma contra la Contaminación de Xixón, entidad que agrupa a numerosos colectivos vecinales, sociales y ecologistas de Gijón, denuncia que el Ayuntamiento de Gijón y el Gobierno del Principado siguen mareando la perdiz y mirando para otro lado ante los numerosos incumplimientos de medidas que ya deberían estar en marcha y que siguen anunciándose a bombo y platillo.

Entre los incumplimientos más flagrantes están la instalación inmediata de una estación medioambiental fija en El Lauredal o, en su defecto, el reconocimiento de la actual móvil para que pase a la red oficial. Por supuesto, no se han puesto en marcha muchas de las 17 medidas del Plan de mejora de la calidad del aire del aire en la aglomeración área de Gijón (ES0309, aprobado en 2017.

Medidas como los estudios sobre partículas sedimentables en Puerto del Musel y zonas industriales, la vídeovigilancia de las instalaciones del Puerto y de las zonas industriales de Aboño y Monteana, los informes anuales sobre el impacto de la contaminación y la evolución de las enfermedades relacionadas con ésta en Gijón, la actuación y restricciones al acoplo de graneles sólidos y siderúrgicos o la instalación de sirenas y avisos sonoros a la población que vive en entornos industriales.

Con la ordenanza municipal aprobada en 2017 se podría actuar ya, e, incluso prohibir el uso de vehículos que superan un nivel alto de contaminación.


Por desgracia, el concejo gijonés tampoco es ajeno a las deficiencias en materia de saneamiento que sufren muchas zonas de Asturies. Las infraestructuras existentes son insuficientes, cuando no son parches en mitad de un mosaico en el que arquetas, canalizaciones y estaciones de bombeo no están comunicadas correctamente o no son suficientes para dar servicio a toda la zona, lo que hace que el sistema de saneamiento no cumpla su objetivo y parte de las aguas residuales alcancen las aguas costeras, al menos, en ciertos momentos.

En algún caso, la contaminación fue de tal magnitud que parte de la playa de San Lorenzo llegó a tener aguas no aptas para el baño.

Ecoloxistes n’Aición se han visto obligados a conceder, en este año de 2019, la Bandera Negra por mala gestión a todo el sistema de saneamiento de Xixón, en general, y al despropósito de la falta de depuración en la zona este, en particular.

Y no es la primera vez.   Xixón Este es, en la actualidad, la principal aglomeración urbana del Estado sin depuración, por lo que la Unión Europea ha impuesto una multimillonaria multa, que se incrementa cada semestre que no hay solución.

La depuradora construida fue declarada ilegal y la obstinación por legalizarla no hace más que retrasar una solución definitiva.


Por desgracia, la depuración de la zona oeste de la ciudad tampoco se libra del despropósito, puesto que el emisario submarino, encargado de introducir el agua tratada en el mar, tiene daños y no se está efectuando la descarga tal y como debería. Además, el proceso de depuración de la depuradora de Aboño está obsoleto y necesita adaptación a la normativa actual.

Pero las depuradoras no son el único elemento del sistema de saneamiento que hace aguas en la ciudad. En junio del año pasado, Xixón y toda la cornisa cantábrica vivieron momentos de precipitación intensa que pusieron a prueba el sistema de saneamiento en su conjunto. Como se pudo comprobar en la playa de San Lorenzo, que se tiñó de marrón en más de una ocasión. Las causas son múltiples, más allá de la parte natural de sufrir eventos de precipitación fuera de lo normal y que, muy probablemente vayan incrementando su frecuencia por causa de la crisis climática, está la mala planificación.

En concreto hay tres elementos a tener en cuenta:

– la falta de separación de las aguas pluviales de las residuales.

– la falta de pozos de tormenta que permitan captar esas grandes avenidas

– y la cada vez mayor impermeabilización del suelo, que hace disminuir la capacidad de infiltración de los suelos urbanos


Ecoloxistes n’Aición considera necesaria la revisión de todas las infraestructuras de la ciudad para que Xixón deje de ser un foco contaminante del mar Cantábrico y rediseñar el sistema de saneamiento aplicando medidas de prevención (con sistemas drenantes, separación de aguas pluviales…) y de reutilización del agua, puesto que el agua depurada podría ser reutilizada para usos industriales o limpieza urbana, por ejemplo.
Las organizaciones vecinales, ecologistas, sociales y personas a nivel individual que participan en el colectivo “Asturies por un Aire Sano” están preocupadas por los niveles de contaminación ambiental existentes en nuestra comunidad y por la repercusión sobre la salud de las personas.

Es un hecho constatado que la mayor parte de la población de Asturies está expuesta a determinados contaminantes que afectan gravemente a su salud.

Y Avilés, por ejemplo, tiene el índice de probabilidad más alto en cuanto al ingreso hospitalario por bronquitis crónica asociada a la contaminación.

Según estudios recientes mueren de manera prematura 830 personas a consecuencia de la contaminación, lo que supone un 7 % del total, más del doble de la media estatal que es del 3 % del total de fallecimientos.

Resulta por tanto indiscutible, que los efectos de la contaminación suponen un grave deterioro en la salud, por lo que defender el medioambiente supone defender y proteger nuestra salud.

Necesitamos de la implicación colectiva para lograr que se tomen medidas efectivas que reduzcan de manera drástica los efectos negativos que la contaminación está produciendo en la salud de las personas. Por eso la Plataforma contra la contaminación de Xixón convoca caceroladas y protestas reiteradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *