Güeligaites replica a la alcaldesa de Xixón por asunto de Gasto y Propaganda militarista.

Tras esta respuesta inapropiada convendría averiguar cuánto CO2 emite a la atmósfera el citado festival militar aéreo, cuánta es su contribución al desastre climático, y si no estamos haciendo un pan con unas hostias al mantener un evento militarista en nuestro Concejo en contravía de la famosa Agenda 2030 que el Ayto se comprometió a desarrollar pero….

 

El Conceyu de Xixón contesta con seis meses de retrasu a la protesta formalizada pol colectivu Güeligaites
d’Asturies, cuando se dirixió a la nueva alcaldesa de la ciudá solicitando que retirara la propaganda de guerra
de los nuesos cielos.

La carta qu’unviamos va mediu añu yera similar a la que dirixiéramos l’añu anterior a l’alcaldesa de Foru. Y
la so respuesta ye tamién similar. Si quiciabes, la diferencia ye qu’usté s’amuesa inclusive más entusiasta de
los aviones de matar que la señora Moriyón. Aviones de matar y destruyir que s’esiben na nuesa ciudá por
que los comerciantes de la muerte axusten y viendan al módico preciu de más de doscientos millones d’euros
per unidá. Aviones como los apocayá interceptaos en llevando a cabo bombardeo en Siria o Iraq.


La so respuesta a la nuesa carta suxure que, si nun queremos caldu … el próximu añu vamos tomar taza y
media, yá que van faer más grande’l festival militar aéreu, afirmando, descaradamente, que, cola promoción
d’esi eventu militarizado, tán sofitando la paz, cuando en realidá sirve pa promocionar y vender armamentu.
Eses armes costosísimas –pa les que siempres hai dineru- que sirven pa destruyir y matar en guerres -nes que
yá tamos participando- y pa destruyir vides y países, provocando fuxíes de persones que se ven obligaes a
buscar abelugu fora de los sos países.

La señora alcaldesa de Xixón sigue ensin faer casu a los colectivos que denuncien el “festival de la guerra
aérea” sobre los cielos de la nuesa ciudá, sofitándose nel argumentu de que va muncha xente a ver esa
exhibición militar. Claro. Pa eso gasten un pastón tanto’l conceyu como les empreses privaes y, sobremanera,
el mesmu exércitu, que tien un ampliu presupuestu d’autopromoción. Y escaezse de que tamién enforma, bien
de xente, diba a los desfiles de Hitler, y a les concentraciones de la plaza d’Oriente, nel Madrid franquista.


A éstes ¿sabe usté qu’hai persones israelines qu’asitien la so siella de sablera nuna llomba pa ver l’espectáculu
de los aviones sionistes destruyendo cases, hospitales y escueles na Palestina ocupada?. Son persones que
s’allegren cuando “los sos” aviones, similares a los que vuelen sobre la nuesa badea, atinen nel blancu y
estrocen les vides de menores, como les d’aquellos neños que xugaben al fútbol na sablera de Gaza.
Señora alcaldesa, col debíu respetu, nun contestó a la nuesa entruga: ¿cuántu cuesten eses hores de vuelu, con
tanto personal implicáu? Non solamente lo que gasta alegremente el nuesu conceyu, sinón el conxuntu de
recursos pa esta parafernalia de la destrucción. ¿Cuántu nos costar en salú, en combustible, en salarios, en
tresportes, en parafernalia, … esa propaganda de muerte nos nuesos cielos? Una hora de vuelu del
Eurofighter o C6 supon un gastu de dieciocho mil euros solu en combustible. Y esperemos que nun haya
nengún accidente mientres el festival, como los habíos n’Albacete y Morón de la Frontera, onde morrieron
los sos pilotos.

guelismilitarNo
La so responsabilidá, señora alcaldesa, ye alloñar d’esa cultura de la muerte, del ruiu y de la violencia,
favorecíes cola presencia d’esos aparatos de guerra en Xixón y que, con tanta solicitú, usté empéñase en
defender y en “afatar” cola presencia de civiles al pie de militares. El militarismu ye aberrante, y los sos
valores de muerte son tamién racistes y xenófobos, y refugar: y cuéstennos bien caros, tanto al conceyu como
al Estáu.

Si esa va ser la tónica del so mandatu, la promoción de la necropolítica, sepa que nos tendrá enfrente,
porque’l colectivu de Güeligaites d’Asturies va siguir defendiendo los valores de la vida y la paz.
Asustar a los nuesos mayores, psicotizar a los nuesos menores, estresar a los nuesos animales y
entusiasmanos” con peripecies que traten de despintar les sos dramátiques consecuencies: muertes, vides
estrozaes, miseria y fuga masiva de persones abelugaes. ¿Quier faenos creer qu’eso ye beneficiosu pal nuesu
conceyu?

Sra. Alcaldesa, fáiganos casu. Festival Aéreu Militar, en Xixón NON. Los gastos militares … pa pensiones,
educación, servicios sociales y sanidá.

El Ayuntamiento de Xixón contesta con 6 meses de retraso a la protesta formalizada por el colectivo
Güeligaites d’Asturies, cuando se dirigió a la nueva alcaldesa de la ciudad solicitando que retirara la
propaganda de guerra de nuestros cielos.

La carta que enviamos hace medio año era similar a la que habíamos dirigido el año anterior a la alcaldesa de
Foro. Y su respuesta es también similar.

Si acaso, la diferencia es que usted se muestra incluso más entusiasta de los aviones de matar que la señora Moriyón. Aviones de matar y destruir que se exhiben en nuestra ciudad para que los comerciantes de la muerte negocien y vendan al módico precio de más de doscientos millones de euros por unidad. Aviones como los recientemente interceptados tras llevar a cabo bombardeos en Siria o Iraq.

Su respuesta a nuestra carta sugiere que, si no queremos caldo … el próximo año tomaremos taza y media, ya
que harán más grande el festival militar aéreo, afirmando, descaradamente, que, con la promoción de ese
evento militarizado, están apoyando la paz, cuando en realidad sirve para promocionar y vender armamento.

Esas armas costosísimas –para las que siempre hay dinero- que sirven para destruir y matar en guerras -en
las que ya estamos participando- y para destruir vidas y países, provocando huidas de personas que se ven
obligadas a buscar refugio fuera de sus países.

La señora alcaldesa de Xixón sigue sin hacer caso a los colectivos que denuncian el “festival de la guerra
aérea” sobre los cielos de nuestra ciudad, apoyándose en el argumento de que va mucha gente a ver esa
exhibición militar. Claro. Para eso se gastan un pastón tanto el ayuntamiento como las empresas privadas y,
sobremanera, el propio ejército, que tiene un amplio presupuesto de autopromoción. Y se olvida de que
también mucha, muchísima gente, iba a los desfiles de Hitler, y a las concentraciones de la plaza de Oriente,
en el Madrid franquista.

Por cierto, ¿sabe usted que hay personas israelíes que colocan su silla de playa en una colina para ver el
espectáculo de los aviones sionistas destruyendo casas, hospitales y escuelas en la Palestina ocupada?. Son
personas que se alegran cuando “sus” aviones, similares a los que vuelan sobre nuestra bahía, aciertan en el
blanco y destrozan las vidas de menores, como las de aquellos niños que jugaban al fútbol en la playa de
Gaza.

Señora alcaldesa, con el debido respeto, no ha contestado a nuestra pregunta: ¿cuánto cuestan esas horas de
vuelo, con tanto personal implicado? No solamente lo que gasta alegremente nuestro ayuntamiento, sino el
conjunto de recursos para esta parafernalia de la destrucción. ¿Cuánto nos cuesta en salud, en combustible, en
salarios, en transportes, en parafernalia, … esa propaganda de muerte en nuestros cielos? Una hora de vuelo
del Eurofighter o C6 supone un gasto de dieciocho mil euros solo en combustible. Y esperemos que no haya
ningún accidente durante el festival, como los habidos en Albacete y Morón de la Frontera, donde murieron
sus pilotos.

Su responsabilidad, señora alcaldesa, es alejarnos de esa cultura de la muerte, del ruido y de la violencia,
propiciadas con la presencia de esos aparatos de guerra en Xixón y que, con tanta solicitud, usted se empeña
en defender y en “adornar” con la presencia de civiles junto a militares. El militarismo es aberrante, y sus
valores de muerte son también racistas y xenófobos, y los repudiamos: y nos cuestan muy caros, tanto al
municipio como al Estado.

Si esa va a ser la tónica de su mandato, la promoción de la necropolítica, sepa que nos tendrá enfrente,
porque el colectivo de Güeligaites d’Asturies seguirá defendiendo los valores de la vida y la paz.
Asustar a nuestros mayores, psicotizar a nuestros menores, estresar a nuestros animales y “entusiasmarnos”
con peripecias que tratan de ocultar sus dramáticas consecuencias: muertes, vidas destrozadas, miseria y fuga
masiva de personas refugiadas. ¿Quiere hacernos creer que eso es beneficioso para nuestro concejo?

Sra. Alcaldesa, fáiganos casu. Festival Aéreu Militar, en Xixón NON. Los gastos militares … pa pensiones,
educación, servicios sociales y sanidá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *