viernes cultural: El Aroma del Espliego y Desde el Silencio.

A salón lleno el 29-N se compartía re-presentación de dos novelas de Miguel Sanmiguel, y en camaradería fraterna y crítica se reforzaban los Valores de esas dos hermosas publicaciones. Las Solidaridades, el rechazo a la limpieza étinica en todo lugar y tiempo, la memoria democrática, la dignidad de las personas y los colectivos, las diversidades culturales que los fachas pretenden eliminar en todos los siglos, la lucha de las clases que de momento vamos perdiendo los de abajo pero que las Esperanzas (el Espliego) nos alientan a darle la vuelta a la tortilla de la desigualdad obscena..

Somos Güeligaites y desde año y medio hacemos travesuras por la justicia social y las libertades..

Pero Miguel SanMiguel ya las hacía mucho antes..

Miguel y su polifonía de activismo solidario. La Ventolín, la Enseñanza pública, la Causa árabe, el internacionalismo, la bicicleta y los baños en el mar, o pasando por encima de las brasas descalzo…

y sus novelas,

que suponen un homenaje a las personas que lucharon por la libertad, la igualdad y una sociedad más justa..

a veces relata ..acontecimientos acaecidos durante la Guerra Civil en un pueblo de la provincia de Soria. Unos hechos terribles, inolvidables, que aparecen camuflados en cuanto a nombres y parajes, aunque perfectamente documentados y reconocibles. Si sobre un mapa de la provincia de Soria, colocamos un dedo, muy posiblemente encontraríamos, debajo de él, una fosa donde todavía reposan los restos de fusilados los primeros meses de la sublevación, aunque algunas, pocas, hayan sido excavadas y trasladados los restos a los cementerios..

El aroma del espliego: Es una novela trepidante, llena de emoción y de ternura, que narra la azarosa vida de Diego, un morisco que ha de hacer frente a la expulsión decretada durante el reinado de Felipe III, intentado ser coherente con sus principios de honradez y decencia.

El espliego es el aroma de la esperanza, de las muestras de solidaridad entre prófugos, trashumantes y gentes del camino, el aroma de esa heroicidad y hermandad de individuos particulares.

Repasando la historia de Cervera del Río Alhama, donde hubo una minoría morisca bastante integrada, y es una comarca donde, gracias a la buena tierra y abundancia de agua, predominaba la huerta, actividad en la que los moriscos eran maestros. Y cuando se decretó su expulsión, se produce una explosión de solidaridad de gente que intenta protegerlos: matrimonios de conveniencia, documentos falsos…

Incluso la Iglesia Católica se opuso a la decisión del Duque de Lerma y del rey. Al protagonista de la novela, Diego, también le llega su oportunidad de salvarse, y lo mandan de rabadán (mayoral de ganado) porque ese cargo le permitía unos privilegios: no podían detenerlo ni interrogarlo, y en cambio sí podía portar armas. Eso le permite ocultarse y luego retornar.


Miguel había publicado en el año 2007, “Desde el silencio”, un relato impresionante sobre los fusilamientos durante la Guerra española.

Y el viernes  contamos con su palabra para compartir impresiones, intercambiar expectativas, y seguir promoviendo la SOLidaridad a raudales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *